WELEDA BEBE CALENDULA CHAMPU Y GEL DUCHA 200ML


10,33 €
Impuestos incluidos
Un básico entre los cuidados del bebé con ingredientes 100% naturales y 53% BIO. Gel para baño y ducha sin jabón que limpia suavemente cabello y cuerpo. Protege la piel de la sequedad y deja el cabello suave, sedoso y fácil de peinar. Con extractos de Caléndula Bio que calman la piel y no irritan los sensibles ojos de los bebés. Además, su pH neutro lo hace especialmente indicado para bebés y adultos con piel hipersensible, dermatitis atópica y costra láctea.
Cantidad
Sin Stock (quedan 0)
BENEFICIOS

Protege la piel de la sequedad y deja el cabello suave, sedoso y fácil de peinar. Su fórmula sin jabón evita cualquier irritación en los ojos y mantiene la piel hidratada.
La alta tolerancia ha sido testada dermatológicamente, incluso en pieles sensibles. Sin conservantes, colorantes, perfumes sintéticos, ni sustancias de origen petroquímico. Apto para celiacos y veganos.

La Caléndula es una de las plantas más eficaces y versátiles en el campo de la dermatología.
Las sustancias activas de la Caléndula reducen la inflamación y fomentan la formación de nuevos tejidos mientras los carotenos, flavonoides y aceites esenciales fortalecen la piel contra agresiones externas. Por sus propiedades regeneradoras, calmantes y protectoras, es una planta especialmente valiosa para la delicada piel de los bebés. Su piel, cinco veces más fina que la de un adulto, forma una barrera protectora con depósitos de grasa que mantienen la piel caliente y garantizan un buen funcionamiento de los órganos. Pero esta piel tan joven no es capaz aún de adaptarse a los cambios bruscos de temperatura. La caléndula ayuda a complementar la acción celular de la piel y reforzar la resistencia de los tejidos de manera duradera para que pueda desarrollar su papel protector. La estructura de estos lípidos es muy similar a la del manto hidrolipídico de la piel, por eso se absorben con facilidad y no obstruyen los poros, dejando que la piel respire, y que los nutrientes penetren.


MODO DE EMPLEO

De los pies a la cabeza: Aplica, enjabonar suavemente y aclarar  bien. Para limpiarle el cuerpo, usa una esponja natural ya pásala de arriba hacia abajo, comenzando por el cuello y continuando por el pecho, la barriga, los brazos, los genitales y las piernas. Es importante prestar atención a las zonas de los pliegues de la piel. Después le damos la vuelta y le lavamos la espalda, poniendo especial cuidado en no mojarle la cara. Al lavarle la cabeza, hay que tener cuidado de que no le entre jabón en los ojos. La cara sólo con agua y si fuera necesario, limpiar los ojos con suero fisiológico y una gasta estéril para cada ojo, siempre de dentro hacia fuera. La nariz y los oídos no hay que lavarlos a no ser que el bebé tenga congestión.

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña