Aguas termales: sus beneficios para la salud

person Publicado por: Farma21 list En: Dermofarmacia En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 2628

Según la OMS las aguas termales son aquellas aguas bacteriológicamente incontaminadas, que proceden de una fuente subterránea natural o perforada, y contienen una mineralización determinada que produce beneficios sobre la salud.

No todas las aguas son medicinales. Las aguas termales con beneficios para la salud se las conoce como aguas mineromedicinales.  No es lo mismo las aguas termales de un balneario o un centro termal, que las de un centro de talasoterapia que hace servir agua de mar, o un spa dedicado a tratamientos de belleza y al relax, donde se emplea también agua pero ni son termales, ni mineromedicinales.     

Sus beneficios

Los efectos beneficiosos sobre la salud de las aguas termales se conocen desde hace miles de años. De hecho se conoce la existencia de baños públicos termales que datan de 2000 a.c en la Índia, en Grecia y en Italia. El agua es considerada termal cuando sale a la superfície  como mínimo a 4ºC de temperatura por encima de la temperatura media del lugar,  y se clasifican como:

  • Hipotermales: de más de 4ºC de temperatura media ambiental hasta 34ºC
  • Mesotermales: entre 34ºC  y 39ºC
  • Hipertermales: más de 39ºC

  Sus principales beneficios destacan sobre todo en patologías respiratorias, reumáticas y dermatológicas aunque también son beneficiosas en muchas otras enfermnedades. También el uso que le demos al agua termal interviene en sus efectos ya que no es lo mismo beberla, que utilizarla en baños o inhalarla.

  • Los baños termales aumentan la temperatura corporal, matando gérmenes y virus e incrementando la presión, la circulación , la oxigenación y ayudando a eliminar toxinas.
  • Al aumentar la oxigenación, también se mejora la alimentación de los tejidos ayudando a los procesos metabólicos y estimulando las secreciones del estómago, del hígado, favoreciendo la digestión.
  • Repitiendo baños termales durante 3-4 semanas, podemos normalizar las funciones endocrinas y el funcionamiento del sistema nervioso. Está comprobado que las aguas termales mejoran y estimulan el sistema inmunológico, relajan la mente eliminando tensión y estrés, aumentando la producción de endorfinas y regulando las funciones glandulares.
  • Las aguas termales, especialmente aquellas ricas en azúfre, mejoran notablemente enfermedades de la piel como la dermatitis atópica, eczemas, psoriasis, hongos... También curan heridas y otras lesiones de la dermis.

     

Los efectos de las aguas termales según su composición

Las aguas termales pueden contener diversos minerales como el hierro, el cloro, el azufre o el magnesio, entre otros. Por ello, su utilidad depende de su composición.  

  • Cloruradas: estimulan diferentes funciones del organismo y están indicadas en enfermedades reumáticas, dermatológicas y respiratorias.
  • Sulfatadas: tienen efectos purgantes y facilitan la expulsión de bilis por lo que están indicadas en procesos digestivos y hepáticos.
  • Bicarbonatadas: sus propiedades antiácidas y hipoglucémicas hacen que sean apropiadas para trastornos digestivos y endocrinos.
  • Carbogaseosas: tienen una acción vasodilatadora. Por ello, pueden resultar muy beneficiosas para personas con problemas cardíacos.
  • Sulfuradas: poseen propiedades antiinflamatorias y antialérgicas que se hacen servir para tratar enfermedades reumáticas, respiratorias y alérgicas.
  • Ferruginosas: tienen un efecto reconstituyente y ayudan a mejorar la anemia. Son útiles para trastornos reumatológicos, hepatobiliares y cutáneos.

    

Principales indicaciones de las aguas termales

 

Enfermedades reumáticas:

Ésta es la principal indicación de las aguas termales. Sus virtudes se han comprobado en casos de artrosis, tendinopatías crónicas, secuelas de traumatismos, en fibromialgia y reumatismos inflamatorios crónicos. Los métodos más habituales para aprovechar sus beneficios son los baños, las duchas a presión, las técnicas de movilización en piscinas y la vía oral.  

Enfermedades respiratorias

Las aguas termales pueden resultar ser una terapia complementaria o preventiva, áltamente eficaz , para tratar todo tipo de patologías respiratorias. Sus efectos se han observado en caso de rinitis, sinusitis, rinofaringitis, amigdalitis crónica, laringitis, asma, bronquitis, etc...  Se pueden utilizar mediante aerosoles, nebulizadores, duchas nasales e irrigaciones nasales.  

Enfermedades de la piel

La cura con agua termal para diferentes afecciones de la piel se puede combinar perfectamente con los tratamientos tópicos habituales.  Las pieles con dermatitis, eczemas, hongos o psoriasis pueden beneficiarse de  los efectos saludables de las aguas termales ya sea tomadas por vía oral, en forma de baños, duchas de presión o pulverizaciones.    

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña