Protección solar en las zonas sensibles

proteccion solar

Son muchas las personas que a la hora de proteger su piel frente los daños nocivos del sol, descuidan aplicar protección solar en las zonas sensibles. Si alguna vez te has quemado o quieres evitar quemarte los labios, las orejas, el cuello o incluso los dedos de los pies, sigue leyendo.

Llega el buen tiempo y con él las vacaciones y las ganas de tomar el sol. Este verano nos quedan por delante largas jornadas de playa, piscina, montaña… situaciones en las que solemos estar expuestos al sol y ante las cuales debemos tomar precauciones para evitar daños, sobre todo teniendo en cuenta las zonas sensibles.

Los protectores solares están muy a mano en verano pero a muchas personas se les olvida proteger las denominadas zonas sensibles: labios, orejas, cuello, párpados y dedos de los pies. ¿Cómo aplicar la protección solar en las zonas sensibles y qué productos son los más recomendados?

 

Labios

Los labios se caracterizan por no tener prácticamente melanina, pigmento responsable de proteger nuestra piel de los rayos UV, por ello, es importante protegerlos todo el año y en verano, con un protector solar de amplio espectro.

Para ello se recomienda un FPS mínimo de 30 y asegurar que el bálsamo o stick labial que escojamos esté formulado con una base en gel.

Se recomienda aplicarlo cada media hora, así como después de comer, nadar o sudar.

 

Orejas

Mucha gente se suele quemar las orejas en la playa y es que es muy común olvidar aplicar el protector solar en esta zona sensible. Cuando apliques tu protector solar en el rostro, no te olvides de las orejas. Utiliza fotoprotectores FPS50+ ya que la piel de esta zona es muy delicada y requiere una muy buena protección.

Tanto para el rostro como para las orejas te recomendamos utilizar fotoprotectores “toque seco” que tienen una textura muy ligera que se absorben rápidamente y deja un acabado mate, sin brillos y sin que tengas que preocuparte de que el pelo se te quede grasiento.

 

Cuello

Las quemaduras solares en el cuello son bastante frecuentes también, sobre todo en aquellas personas que tienen el pelo corto. Aplica a diario en esta zona el mismo protector solar que utilices para el rostro sin olvidar hacerlo en la parte posterior.

 

Párpados

Los párpados también se queman con la exposición al sol y esto sucede más en las pieles sensibles. Para proteger tus ojos de la radiación solar los protectores solares en stick son perfectos ya que están especialmente formulados para zonas muy sensibles como es este caso. La piel del contorno del ojo es extremadamente sensible. Por ello, utiliza una protección mínima de SPF50.

 

Pies

Quemarse los empeines de los pies con el sol es algo que ocurre a diario y es que esta zona de nuestro cuerpo suele ser otra de las olvidadas a la hora de aplicar nuestro fotoprotector solar.  Si vas a la playa o piscina, o vas a llevar sandalias recuerda aplicar tu protector solar en tus pies sin olvidarte de los dedos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *