¿Por qué deberías comer menos carbohidratos?

carbohidratos

Cada vez son más las personas que apuestan por una alimentación baja en carbohidratos, sobre todo desde que numerosos estudios han asegurado que llevar una dieta baja en hidratos de carbono es beneficioso para la salud. Reducir la cantidad de glúcidos como cerales, azúcares, féculas y frutas con altos niveles de fructosa puede beneficiar a nuestra salud considerablemente.

¿Qué son los carbohidratos y para qué sirven?

Los carbohidratos son la base de la pirámide alimentícia. De ellos surge la energía que necesita nuestro cuerpo para funcionar.  

Cuando ingerimos cualquier alimento que contenga grandes cantidades de carbohidratos, los niveles de azúcar en sangre aumentan inmediatamente y vuelven a sus niveles normales a medida que va pasando el tiempo, con lo que nuestro cuerpo dispone de una reserva energética por si hace falta.

El aporte de carbohidratos recomendado en adultos es de entre un 55-60% de la energía total consumida, entre tres y cinco raciones diarias de alimentos ricos en hidratos de carbono (200-300gr al día).

 

carbohidratos

 

Beneficios de una dieta baja en hidratos de carbono

Iniciar una dieta baja en hidratos de carbono no es más que adquirir un nuevo hábito que principalmente nos va a ayudar de la siguiente manera:

  • Manteniendo controlados el índice glucémico y los niveles de insulina
  • Acelerando la pérdida de peso
  • Disminuyendo la sensación de hambre
  • Reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas
  • Bajando los niveles de colesterol
  • Reduciendo la presión arterial
  • Preveniendo varios tipos de cáncer

 

 

Cómo reducir los hidratos de carbono

Lo que nunca se debe hacer es eliminar los hidratos de carbono completamente de la dieta, sino que reducir su consumo. La cantidad diaria recomendada está entre unos 50 gr y 150gr al día.

Debemos tener en cuenta también que hay glúcidos buenos y malos. Por ejemplo, el azúcar refinado, las patatas, la pasta u otros alimentos elaborados con maíz serían los glúcidos malos que debemos evitar. Los glúcidos buenos los encontraremos en carnes, huevos, productos lácteos y frutos secos.

Otro factor clave es elegir siempre productos frescos y comprobar las etiquetas de los productos para calcular la cantidad de glúcidos por el peso del producto, y  substituir el azúcar por edulcorantes naturales como la stevia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *