10 soluciones naturales para mejorar la circulación sanguínea

Para poder gozar de un buen estado de salud, la correcta circulación de la sangre por nuestro organismo es esencial. La sangre es la responsable de transportar el oxígeno y los nutrientes a otras partes del cuerpo, además de favorecer el desarrollo celular y el buen funcionamiento de los órganos.

Cuando una persona tiene mala circulación todo su organismo se puede ver afectado: cerebro, hígado, corazón, riñones, extremidades… Por ello, es fundamental tenerla controlada y asegurar que nuestra circulación sanguínea funciona correctamente.

 

Causas de la mala circulación sanguínea

Los factores que contribuyen a la mala circulación sanguínea son muchos. Entre ellos, destaca:

  • El sedentarismo
  • Tabaquismo
  • Consumo de alcohol
  • Consumo excesivo de cafeína
  • Una mala alimentación
  • Pasar largas horas sentados en el trabajo
  • Embarazo
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Tiroidismo
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Trastornos neurológicos
  • Anemia
  • Alergias a ciertos alimentos
  • Vasos sanguíneos reducidos

 

circulación sanguínea

 

Síntomas de mala circulación sanguínea

¿Cómo saber si tengo mala circulación? Poniendo atención a los síntomas. Los síntomas más comunes de la mala circulación son:

  • Entumecimiento y/o hormigueo en ciertas partes del cuerpo como las extremidades
  • También las manos y los pies suelen estar fríos
  • Fatiga
  • Mareos
  • Caída del cabello
  • Piel seca
  • Edema
  • Cefáleas
  • Calambres musculares
  • Dolor en piernas
  • Ritmo cardíaco irregular

 

sintomas mala circulacion

 

10 soluciones naturales para mejorar la circulación sanguínea

Por suerte, podemos mejorar el flujo sanguíneo haciendo unos pequeños cambios en nuestros hábitos diarios.

Alimentación

Intenta seguir una dieta saludable, equilibrada y rica en frutas y alimentos vegetales. La hidratación también es importante, intenta beber entre 1.5 y 2 litros de agua diarios.

Ejercicio

El ejercicio físico es la mejor forma para conseguir un buen flujo sanguíneo. Para ello, lo mejor son los ejercicios aeróbicos como caminar, correr, ir en bici o la natación.

Masajes

Los masajes ayudan a fluir la sangre ayudando a dilatar los vasos sanguíneos y en consecuencia, mejorando la circulación sanguínea.

Hidroterapia

La hidroterapia es otra forma de mejorar la circulación sanguínea. Puedes recurrir a baños de hidromasaje, baños de vapor, sauna… Al menos dos veces a la semana.

Cúrcuma

La cúrcuma es una planta con numerosas propiedades saludables y entre ellas está el mejorar la circulación de la sangre. También ayuda a evitar la formación de coágulos y reduce la acumulación de placa en las arterias.

Cayena

La cayena tiene la capacidad de aumentar el flujo sanguíneo y de fortalecer las arterias. Además reduce algunos síntomas de la mala circulación sanguínea como las cefáleas, los pies fríos y el hormigueo.

Aceite de coco

El aceite de coco tiene grasas saludables y triglicéridos que contribuyen en mejorar la circulación reduciendo la inflamación de las arterias.

Té verde

Los antioxidantes del té verde relajan las arterias y mejoran la circulación. Tiene la capacidad de aumentar los niveles de óxido nítrico que es un potente vasodilatador. Además, ensancha los vasos sanguíneos aumentando el flujo sanguíneo.

Chocolate negro

El cacao mejora la circulación. De hecho, disponemos de estudios que avalan que el chocolate negro mejora el flujo sanguíneo de las piernas al ensanchar las arterias

Jengibre

El jengibre contiene gingeroles y zingerona que tienen un efecto de calentamiento corporal que resulta beneficioso para mejorar la circulación sanguínea. Su consumo regular es un gran aliado para prevenir coágulos sanguíneos reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Ajo

Es sabido de toda la vida que el ajo mejora la circulación sanguínea, reduce la presión arterial y previene la aparición de placas en las arterias. Uno de los mejores alimentos para la salud cardiovascular.

One thought on “10 soluciones naturales para mejorar la circulación sanguínea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *